lunes, 11 de mayo de 2009

La cortina se mudó de continente

Por: Hugo Vera Ojeda/ Fuente: elcato.org


Cuando Churchill vaticinó que una cortina de hierro caeria sobre Europa, pocos le habían creído y hablaban de exageración por parte del siempre polémico ex premier britanico. Solo cuando el comunismo ya se había enraizado y pauperizado la región, no sin antes cobrarse millones de vidas, la gente tuvo que reconocer la advertencia de Churchill. Increíblemente y pese a que se creía que jamás se volvería sobre tales prácticas, pues solo trajo desolación y muerte, ese sistema simplemente buscó otro lugar donde incubar y lo encontró.
Al igual que cuando cayó el absolutismo en Europa y se trasladó a América Latina con el nombre de “Caudillismo”. El Comunismo, tras su caída en Europa se está instalando lentamente en América latina, bajo el nombre de “Socialismo del Siglo XXI”. Por increíble que parezca, siempre nos arreglamos para traer todo lo que ha fracasado en Europa.
Este proyecto que comenzó a tomar raíces hace 10 años con un antojadizo populista como Hugo Chávez, que al igual que Goebbels jamás creyó en el Nazismo, este tampoco ni siquiera cree en el socialismo. Incluso al comienzo hablaba como un ferviente defensor del libre mercado. Hoy es el principal eje sobre el cual gira esta nueva amenaza que se extiende como una sombra sobre América Latina y no por lo convincente del sistema precisamente, sino más bien por el abultado presupuesto de petrodólares que acompaña a las recetas que envía a otros países. Esta receta es idéntica en todos lados y poco a poco va retrasando toda la economía, al menos en los que ya ha logrado instalarse como agenda y del cual uno se da cuenta, no solo por las palabras del gobernante de turno, sino por sus actos, como:

-Instalar consultas populares por encima dela Constitución y asegurarse el poder definitivo.
-Regulación dela prensa como primer paso y luego censura.
-Creación de medios de prensa Estatales y ejercer monopolios de información “con la denominación de clasificada”.
-Presupuesto inflado de asistencialismo.
-Fomentar el levantamiento étnico y promocionarla lucha de razas.
-Repetir como verdades históricas la supuesta perfección del sistema social indígena anterior al Capitalismo “como la armonía de los nativos con la naturaleza. Ecuador incluso ya lo ha puesto en su Constitución con el sumak kawsai.
-Nacionalización de empresas.
-Persecución a los llamados oligarcas sin discriminar las causas de su riqueza.
-Invasión de propiedades entre otros.