lunes, 22 de septiembre de 2008

La nación no es el gobierno. Luis Pazos
Muchos políticos, gobernantes y no pocos juristas, confunden, por ignorancia o interés, el término nación con el de gobierno. Nación define al conjunto de personas asentadas en un territorio con características comunes y un mismo gobierno. El gobierno es parte de la nación, no es la Nación. En los regímenes absolutistas europeos de los siglos XVII y XVIII, en los despotismos orientales y en los social-totalitarismos del siglo XX, se confundía el término nación con el de Estado. El Estado se identificó con una persona o partido. Es famosa la frase de Luis XIV “el Estado soy yo”, que todavía en el siglo XXI la practica Hugo Chávez en Venezuela.

miércoles, 10 de septiembre de 2008



Los objetivos inmediatos de la educación económica
Ludwing Von Mises


1. La tendencia actual hacia una regimentación integral

Nadie puede negar y nadie niega que la tendencia de la política social y económica conduce a la regimentación completa de todos los aspectos de la vida y de los actos del individuo. Podemos hacer caso omiso de Rusia y de los demás pueblos de Europa Oriental y Suroriental, recurriendo a la torpe excusa de que esas naciones no contribuyeron al desarrollo de la civilización occidental y de que se habían limitado a importar algunos de sus aditamentos externos, pero sin comprender el espíritu que la inspira. ¿Pero qué diremos de los demás países europeos?. ¿Qué decir de la Gran Bretaña que en un tiempo fue el hogar clásico del libre cambio y de la libertad política? continuar leyendo...


Los orígenes de la libertad, la propiedad y la justicia. Friedrich A. Hayek

La propiedad..., por lo tanto, es intrínsecamente inseparable de la economía humana en su modalidad social. Carl Menger

La libertad y el orden extenso
Establecido que, en definitiva, fueron la moral y la tradición —más que la inteligencia y la razón calculadora— las que permitieron al hombre superar su inicial estado de salvajismo, parece razonable también situar el punto de partida del proceso civilizador en las regiones costeras de Mediterráneo. Las posibilidades facilitadas por el comercio a larga distancia otorgaron ventaja relativa a aquellas comunidades que se avinieron a conceder a sus miembros la libertad de hacer uso de la información personal sobre aquellas otras en las que era el conocimiento disponible a nivel colectivo o, a lo sumo, el que se encontraba en poder de su gobernante de turno el que determinaba las actuaciones de todos. Continuar leyendo...